Hekev

hekev
La parashá de esta semana empieza diciendo que cuando hayamos entendido, hayamos cuidado y hayamos cumplido las leyes que D´s nos dio, Él guardará el Pacto y la Benevolencia que nos prometió a los Patriarcas y sus descendientes. Esta primera línea ya es un resumen de toda la parashá.
Un pasaje clave de esta sección es el segundo párrafo del Shemá (Deut. 11:13-21) que declara la aceptación por los judíos de los mandamientos y su cumplimiento como prueba de su lealtad a D´s. Habla del principio fundamental en el judaísmo de recompensa y bendición que está basado en el cumplimiento de los mandamientos de D´s. Según Rabbi Mosheh David Vali, no debemos confundir recompensa con bendición. La recompensa por el cumplimiento de las mitvot se origina en una actitud espiritual, por lo que la recompensa sucederá también en el mundo espiritual. La Torá propone una vida normativa que redunda en la protección de la débil constitución de las personas. La Torá promete la eliminación de los obstáculos cuya voluntad espiritual se traduzca en actos, en acción.
La bendición de D´s está relacionada con el funcionamiento normal de la naturaleza. La bendición se extiende más a lo físico, a lo material, p.ej. cuando nos bendice con la tierra prometida, tierra de trigo, cebada, viñas, higueras, granadas, olivares, y miel de la dulzura de los dátiles. También cuando nos dice “No habrá en ti hombre o mujer estéril, ni en tus animales” (Deut 7:14).
Por medio del recordatorio de Moisés en Devarim, nos informa que en los momentos en que nos hemos acercado a D´s, nos ha protegido, y muy diferente a aquellos momentos en que nos hemos alejado de Él. También, en la medida que cumplimos las mitvot nos hacemos más fuertes y alejamos de nosotros la enfermedad. La bendición es un precepto por comisión.

Es interesante notar que según Abravanel, hay tres tipos de Brajot en el Tanaj:

  • Cuando D´s bendice al hombre sobre la persona el bien y la abundancia.
  • Cuando el hombre bendice a D´s, lo reconoce, agradece y loa.
  • Cuando el hombre bendice a su prójimo para recibir los mejores deseos de bien y de abundancia.

Rabbi Iehudah Halevi precisa que la berajah tiene por función establecer una distinción entre lo sagrado y lo profano. En esta parashá aparece el versículo en que se basa el Birkat HaMazon (Deut. 8:10). Es importante recitarlo después de las comidas que incluyen pan. Tenemos que ser agradecidos y bendecir a D´s por todo lo que nos ha dado y confiar en Él.

Deborah

Anuncios